Para conocer más sobre la carrera y sobre el trabajo de Flavia Álvarez, Calle Hispánica entrevistó a la ilustradora 🙂

@FlavitaBananaIlustracion / Reprodução

¿Cómo fue que te descubriste ilustradora?

La verdad es que todos somos ilustradores desde pequeños, dibujar es parte de la educación. Algunos sencillamente seguimos haciéndolo, los únicos que hacen un cambio son aquellos que dejan de dibujar. Siempre dibujé, incluso durante la educación secundaria (donde me especialicé en ciencias). Cuando llegó la hora de ir a la universidad, yo me decidí por los estudios artísticos, pese a que no tenía más formación que la propia. Fallé la prueba de acceso a Bellas Artes (obvio) pero me inscribí en la Escuela Massana de Barcelona, un centro artístico donde impartían una carrera semiprivada. Después de esos 4 años tambien cursé allí el ciclo de ilustración, aunque si lo pienso nunca creí que me fuera a dedicar a esto. Quiero decir, a nivel estético no resaltaba, y durante mucho tiempo creí que sólo eso importaba.

Y de Flavia Álvarez hasta Flavita Banana, cuéntanos cómo ha sido este camino.

No creo que una se haya convertido en la otra. Yo sigo siendo Flavia, y Flavita Banana es el nombre que puse para no firmar con mi nombre, sin más. Sí es verdad que las viñetas que empecé a firmar con ese nombre aparecieron uno o dos años después de terminar mis estudios, cuando ya estaba casi convencida de que seguiría trabajando toda mi vida en la restauración o los call centers, y que dibujar sería algo anecdótico. Me cansé de intentar hacerlo bonito, y empecé a poner texto y decir mis verdades. Era algo terapéutico supongo, abrirse tanto a los demás. Abrí la página de Facebook y de ahí hasta ahora.

¿Sobre qué NO es ‘Las Cosas del Querer?

No es sobre los hombres y mujeres normativos. No es sobre la feminidad ni la masculinidad como algo separado. No es sobre el amor romántico ideal. No trata sobre nada establecido, inamovible ni verdadero. Es sólo un punto de vista, una manera de ver las cosas que pretende dar a entender que hay mil maneras de ser, que nadie es mejor que nadie.

¿Quién es la mujer que dibujas en el libro? ¿Cómo la presentarías al público que va a leerlo?

No la asocio a nadie real, es más bien un ente que representa a todos y todas aquellas que pese a tener muy claro cómo quieren que sean las cosas, también son un mar de dudas. Es alguien confiado, combativo, impulsivo y lleno de miedos. Sé que suena contradictorio, pero ahí está la gracia, supongo que ahí está la clave de muchos de nosotros. Somos cambiantes, débiles a veces, y eso no tiene nada de malo.

Cuando terminé de leer el libro, me pregunté: “Cómo hace ella para hablar tan directamente conmigo si ni siquiera me conoce? Entonces, ¿Cómo haces para hablar con todas y, al mismo tiempo, también con cada una?

La verdad es que nunca visualizo al lector o lectora, junto pensamientos que se me han pasado a mí por la cabeza o en la vida real, y cada vez me sorprendo con que tanta gente se sienta identificada. Somos muchas personas sobre la tierra, y supongo que es normal que muchos nos sintamos igual. También creo que nuestra generación tiene esa incertidumbre en común, somos la generación de la total libertad, de todas las posibilidades, y eso nos ha hecho ser inseguros e incoherentes. No sé si es malo o bueno, yo intento que nos riamos de ello.

¿Dirías que tu trabajo es feminista?

Tanto en el libro como en las viñetas de las redes defiendo que los rasgos “masculinos” y “femeninos” de carácter no son implícitos en el sexo con que se nace. No juegas con camiones porque naciste chico, ni te pintas las uñas por nacer mujer. Te enseñan a ser así. Sin embargo todos somos capaces de todo, tanto a nivel físico como intelectual (obviemos el embarazo/parto). Para mí no debe haber ninguna diferencia de derechos entre unos y otras, ni debería haber cambios de comportamiento por estar frente a un sexo o el otro. No defiendo que se sostenga la puerta a la mujeres, que se haga pagar la cena/copas a los hombres, que la caja grande la cargue el hombre pese a que ambos están en la misma condición física. Y esto son ejemplos inofensivos comparado con las enormes diferencias que se dan en el mundo. Así que sí, obviamente mi trabajo es feminista, porque yo lo soy. Igualarnos sólo nos beneficiaría a todos. Y se escapa a mi comprensión que alguien no lo sea.

Es un hecho que nosotras mujeres hemos conquistado cosas importantes, pero también es un hecho que todavía tenemos un largo camino por delante. ¿Cómo ves nuestra situación actualmente?

Sólo puedo hablar desde la perspectiva que conozco, la de mujer blanca joven heterosexual europea. Vamos, una posición muy cómoda. Soy mujer pero todas mis demás “características” me colocan en la cumbre de lo fácil. Por eso muchas veces intento que se entienda que la lucha por los derechos de la mujer no se distancia de cualquier otra lucha contra la discriminación, ya que ese combinado de origen, orientación sexual, edad, raza, es una lotería y sea cual sea tu situación el mundo debe ser capaz de entender que tú tienes los mismos derechos que el resto. Las mujeres estamos logrando cosas porque somos la mitad del planeta y las cosas caen por su propio peso, las nuevas generaciones empiezan a ser conscientes de que no hay una jerarquía hombre-mujer. Eso no se logra haciendo que los hombres nos teman, si no borrando las diferencias, mostrando que somos lo mismo. Todavía falta mucho, pero ya se empieza a valorar el trayecto profesional de las personas independientemente de su género.

¿Los hombres también pueden identificarse con tu libro?

Obviamente. Y no son pocos los que ya lo tienen y lo leen. Todas hemos visto películas de James Bond y viéndolas hemos podido pensar ¿qué habria hecho yo en esa situación?. El mundo de la cultura nos ha martilleado con personajes masculinos como neutros, y femeninos como “para mujeres”. En mis viñetas aparecen casi siempre mujeres, pero no hablo de cosas de mujeres. Hablo de cosas de personas (vivo con 3 chicos desde hace años, créeme que sentimos igual) e intento que, con constancia, se logre identificar cualquier género. Basta con echar una ojeada a los comentarios de mis viñetas en instagram, hay muchas chicas pero también chicos diciendo que les ha pasado. Soy optimista, creo que por lo menos en mi caso se está entendiendo que no me dirijo sólo a las mujeres.

Gostou da Calle Hispánica? Então, curta a Fan Page no Facebook e não perca nenhuma postagem! 😉