Calle Hispánica

Um passeio pela cultura em espanhol

Categoria: En Español

#EnEspañol: ¿Está la cultura mexicana de moda?

Andan diciendo por ahí que la cultura mexicana nunca ha estado tan de moda. Caminamos por las calles y, de hecho, ya no resulta tan difícil encontrar elementos que “nos saben” a México. Y no, no les estoy hablando del chile 😜.

Les estoy hablando de Frida, cactus, calaveras, cactus, calaveras, Frida y… ¡calma! ✋

¿De eso se trata? ¿Solo eso? 🤔

Y no que no me guste encontrar a Frida por todos los lados. Incluso, que pongan más Frida en la vida, porque las que veo hasta ahora, todavía me parecen pocas 😆 jejeje.

PERO…

No debemos caminar por las líneas de una estampa, solamente. Una cultura, cualquiera que sea, no se hace con tan solo unos cuantos elementos, ¿vale?

Y esta publicación es justo para invitarles a la siguiente reflexión: ¿A qué cultura mexicana se refieren cuando se limitan a hablar sobre las cejas de Frida? ¿O sobre las flores que casi siempre llevaba puestas en el pelo?

¿Qué México nos están vendiendo? ¿Y qué México estamos comprando si nos parece “cool” tener artículos de decoración con la cara de la huesuda, pero si ni siquiera buscamos comprender qué significa ese elemento para aquel pueblo?

Y ¿qué  de los mariachis? ¿y de las rancheras? ¿Y qué de los indígenas y de su lucha por mantener viva su cultura?

Hay mucho más de México que, tan solo por no estar en los más conocidos editoriales de moda, simplemente no está de moda. Incluso, lo que no es aprobado por los expertos en pasarelas y tendencias, es lo que la gente suele llamar “cursi”.

Bueno, ese “más” de México no nos lo  van a dar. Por ahora, solo les interesa cactus, Frida y calavera. Pero, nosotros sí, siempre podemos ir por más de México y, especialmente, en tiempos de internet.

¿Vámonos? 🙂

Gostou da Calle Hispánica e não quer perder nenhuma postagem? Então, curta a Fan Page no Facebook e siga a Calle no Instagram! 😉

Además: Estrevista completa con Juan de Dios Ramírez-Heredia

Para hablar un poco sobre la comunidad gitana en España y también sobre su cultura, Calle Hispánica entrevistó al presidente de la Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez-Heredia.

Juan de Dios Ramírez-Heredia, presidente de la Unión Romaní

1) ¿Es posible definir cuántos gitanos viven en España? 

En España no hay datos certeros al respecto, porqué en los censos de población no se recoge la etnia de las personas. Sin embargo, calculamos que actualmente la población gitana española está formada por unas 750.000 personas, de las cuales casi la mitad se encuentran en Andalucía, donde viven cerca de 350.000 gitanos, lo que supone un 5% de la población total de esa zona.

2) ¿Cuáles fueron las principales conquistas de ese pueblo? 

El 8 de abril de 1971 se celebró el Primer Congreso Mundial Gitano, en Londres, al que acudieron rromà de 25 países diferentes. De allí salieron acuerdos importantes que se mantienen hasta el día de hoy: se creó la Bandera Gitana (azul y verde, con la rueda roja en el centro) y el Himno Internacional Gitano, Gelem, Gelem; se decidió estandarizar la lengua gitana, el rromanò; y exigir una indemnización a Alemania por las víctimas del Samudaripen (el Holocausot gitano) para invertirlas en formación, educación y capacitación para las comunidades gitanas que habían padecido el exterminio. También fruto de ese Congreso, en 1978, la ONU reconoció al Pueblo Gitano como una Minoría Cultural No Gubernamental.

3)  Actualmente, ¿Qué lugar ocupa la cultura gitana en España?

La cultura gitana está presente en España desde el siglo XV y ha aportado mucho a la cultura española, por ejemplo, hay más de 80 palabras que usamos en castellano que provienen de nuestra lengua, el romanò. En Andalucía, la cultura gitana se ha vivido como en ningún otro lugar de España, ya que las costumbres asociadas a los gitanos se han convertido en señas de identidad de todo el pueblo andaluz. Está claro, y nadie debería ponerlo en duda, que Andalucía no sería lo mismo sin los gitanos. Y por ende España tampoco.

Sin embargo, nuestra historia y nuestra cultura todavía son grandes desconocidas y no gozan del reconocimiento merecido por parte de las instituciones. Por eso, las asociaciones gitanas estamos reclamando que la historia y la cultura de nuestro pueblo se estudien en los colegios. En algunas comunidades, como en Castilla y León, ya se ha incorporado al currículum educativo y en muchas ciudades españolas ya se han aprobado mociones para instar a los gobiernos autonómicos a hacer lo mismo.

4) El flamenco es una expresión artística conocida mundialmente. Pero, ¿cuáles son las otras formas de arte gitano que, en su opinión, no tienen todavía su debido reconocimiento?

La música es uno de los elementos fundamentales de la cultura gitana y el flamenco es, sin duda, una de las más ricas aportaciones de nuestra cultura a la cultura universal.  Por eso la UNESCO lo declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2010. Aunque está es la expresión artística más representativa del Pueblo Gitano, también encontramos gitanos en otras muchas disciplinas. Por citar algunos, en el mundo del cine tenemos a Charles Chaplin, Helen Mirren o Michael Caine. También hay grandes pintores gitanos, como Lita Cabellut, la artista española viva más cotizada del mundo del arte, Ceija Stoika, Helios Gómez, Luis Heredia Amaya… Y en el campo de las letras, Wronislawa Wajs (Papusza), José Heredia Maya, Rajko Djuric, Bajram Haliti…

5) Y ¿cuáles son los artistas gitanos que tienen/tuvieron gran importancia en la difusión de la cultura de ese pueblo?

Hay muchos artistas gitanos que han ayudado a la visibilización y reconocimiento de nuestra cultura. A los anteriormente mencionados deberíamos añadir a grandes figuras de la música y el baile, como Camarón de la Isla, Django Reinhardt, Raimundo Amador, Carmen Amaya, Joaquín Cortés, Los Gipsy Kings…  Y un amplio etc. de personajes que han influido mucho en sus disciplinas y en sus sociedades: Juscelino Kubitschek (fue presidente de Brasil); Soraya Post (eurodiputada); Rafael de Paula (torero); Eric Cantona (futbolista)… Y después muchísimos gitanos de a pie que están luchando por su comunidad y su reconocimiento: el periodista Joan Oleaque; la abogada Carmen Santiago; la profesora de universidad Ana Giménez; la diseñadora de moda Juana Martín; el politólogo Pedro Aguilera; el experto en rromanò Nicolás Jiménez…

6)  En 1977, los gitanos españoles presentaban la siguiente reivindicación a los partidos políticos: Lo que buscan los gitanos es que, detente el Poder quien lo detente, se les considere a ellos y su cultura, como españoles a todos los efectos y se reconozca su derecho a tener un puesto en la sociedad”. ¿Cómo evalúa usted  la situación de los gitanos en España, hoy día?

Actualmente, los gitanos somos ciudadanos de pleno derecho, al igual que el resto de los ciudadanos españoles, por lo que, sobre el papel, disfrutamos exactamente de los mismos derechos. Sin embargo, gran parte de los gitanos siguen viviendo en situación de exclusión social. Los principales problemas se centran en la educación, el empleo y la vivienda. Por mencionar algunos ejemplos, el abandono escolar temprano de la juventud gitana se sitúa en el 64%, sufren una tasa de paro doble que la del resto de la población y siguen sin gozar de un acceso a la vivienda en condiciones. Además, los gitanos estamos luchando por nuestro derecho a ser reconocidos como identidad cultural. Por ello, hablar de inclusión hoy en día es una falacia, porqué la igualdad de oportunidades aún no es real.

¿Y cuáles son las reivindicaciones actuales? 

El Pueblo Gitano está reclamando ser artífice de su propia promoción social. Para conseguirlo, es necesaria una mayor implicación por parte de las administraciones, una financiación más ágil y más realista y que se tenga en cuenta nuestra opinión y manera de hacer para conseguir políticas y actuaciones exitosas, en ámbitos como la educación, la promoción social, la inclusión laboral, o el mejor acceso a la salud y a la vivienda, por ejemplo.

Otra reivindicación gitana que sigue latente hoy en día es enterrar los prejuicios que la sociedad mayoritaria tiene sobre nosotros y que se amplifican a través de los medios de comunicación. La ciudadanía debería formarse valoraciones de los gitanos a través de experiencias reales y no de lo que oye por ahí o de lo que ve en la televisión.

7) ¿Cómo considera la actuación de la prensa en lo que se refiere al reconocimiento del pueblo gitano?

Desde Unión Romaní elaboramos anualmente un estudio estadístico, ‘¿Periodistas contra el racismo? La prensa española ante el Pueblo Gitano’, en el que analizamos precisamente el trato que le da la prensa española a las noticias relacionadas con la comunidad gitana. En el estudio del 2016 constatamos una vez más que en los medios sigue habiendo racismo: un 19% de las noticias analizadas se trataron de forma negativa. Así la palabra “gitano” aparece en muchas informaciones de forma gratuita y contribuye, básicamente, a continuar estigmatizando a la comunidad. Además, pocas veces se da voz al Pueblo Gitano para contrastar la información. Lo peor es que esta manera de actuar se acentúa cuando se narra un hecho ya de por sí negativo –asesinatos, delincuencia, etc.–. Algo perverso, porque es justamente en esos casos cuando se debería ir con más cuidado y priorizar la rigurosidad y la imparcialidad.

Otro aspecto a destacar es que los temas están muy encorsetados. O se nos asocia con delincuencia y marginalidad o aparecemos ligados al folclore. Los estereotipos han conseguido dañar nuestra imagen porque han conseguido invisibilizar a buena parte de nuestra población, a los miles y miles de gitanos que viven en la “normalidad”. El prejuicio nos arrincona a ser marginales o bohemios artistas, y esa no es la realidad de nuestro pueblo.

8) A los brasileños que se van de viaje a España, ¿les sugiere algún sitio específico en donde se pueda vivir la cultura gitana

No hay un lugar concreto en España donde se pueda vivir la cultura gitana, en sentido amplio, porqué cada familia la vive de forma interna. Sí que hay muchos lugares donde puede disfrutar de una de las expresiones más conocidas de nuestra cultura, el flamenco. Si me pide uno, le sugeriría Casa Patas, en Madrid.

9) Y por fin, ¿Qué significa ser gitano?

Ser gitano es sentirse gitano, ser partícipe de un sistema de valores que impregna todo el cuerpo y que tamiza la percepción exterior en base a una cultura milenaria. Es tu forma de ver la vida, tus raíces, tus valores…

Gostou da Calle Hispánica e não quer perder nenhuma postagem? Então, curta a Fan Page no Facebook e siga a Calle no Instagram! 😉

Español: “Si no tengo con quien practicar, ¿cómo lo hago?”

Empecé a estudiar español en el año 2000, por determinación del corazón. No tenía ninguna referencia en mi familia, tampoco entre mis amigos, pero ya era una aficionada por “Corazón Partío” y por las telenovelas mexicanas.

En aquel tiempo, ni siquiera tenía computadora en mi casa, lo que me hacia más difícil la tarea de mantener contacto con una segunda lengua, especialmente si esa lengua no era el inglés 😑.

Apenas comenzaron las clases y ya en la primera semana empecé a vivir un drama que muchos de ustedes deben de conocer muy bien. “Aparte de mi profesora, no tengo con quien hablar en español, o sea, no tengo con quien practicar” 😥.

¿Y qué hacía yo? Pues, ¡nada! Así de simple y literal. Terminaba la clase y, desde el momento en que  ponía los pies fuera del aula, ya no volvía a hablar en español, hasta que llegara la próxima clase, en la semana siguiente 😕.

Amigos, por lo que ustedes más aman, no hagan eso. Si están aprendiendo español, si lo están estudiando y si, de verdad, desean desarrollar su aprendizaje, no se den por satisfechoS con hablar una o dos veces por semana.

Bueno, puede que algunas personas se estén preguntando en ese momento: “Muy bueno el consejo, Fernanda. Pero, ¿Cómo es que voy a practicar si, al igual que tú, tampoco tengo con quien hablar en español?”.

La solución

Les voy a contar lo que me ha ayudado a practicar, además de descubrir nuevas palabras en ese idioma.

Simplemente, no esperen una compañía para hablar. ¡Hablen solos!

¿Qué? ¿Qué les van a creer locos? Bueno, si eso les preocupa, entonces hay otra solución: por lo menos traten de pensar en español, mientras realizan sus actividades diarias.

Además de, simplemente practicar el idioma, hablar o pensar en esa lengua nos ayuda a identificar palabras y expresiones que son re importantes para nosotros, pues forman parte de nuestra rutina.

Otro punto considerable es que no siempre es posible seguir con las clases formales, sea por falta de tiempo o sea por falta de dinero. Y cuando se acaba el curso regular y no hay más opciones, ¿qué? ¿Cómo lo van a hacer? 🤷

Por eso resulta  tan importante encontrar formas de traer el español para nuestro día a día, en lugar de solamente practicar durante el tiempo que tenemos con el profesor.

Así que, pensemos y hablemos todos los días, pues eso es lo que nos puede llevar más allá en el aprendizaje de la lengua de Cervantes, ¿vale? 🙂

➡ ¿Sigues hablando en portugués en tus clases de español?

Gostou da Calle Hispánica? Então, curta a Fan Page no Facebook e não perca nenhuma postagem! 😉

¿Sigues hablando en portugués en tus clases de español?

Ya empezaste a estudiar español, te sientes encantado por ese idioma (y a quien no le encanta, ¿verdad?❤), además de sentirte muy entusiasmado delante de ese nuevo reto de hablar otra lengua 🙂.

PERO (ay, los “peros” 😕…), tu profesora (o profesor) habla en español contigo en las clases y tú, en lugar de tratar de hablar también en español, le contestas en portugués. Bueno… eso ya me pasó a mí y sé que solemos hacerlo por dos razones:

1⃣ Pereza 😞

Seamos honestos: Cuando estamos aprendiendo una segunda lengua, nos da pereza expresar, en ese idioma, las tantas cosas que tenemos en mente.

Hablar un idioma que no sea el nuestro, no nos hace sentir cómodos al inicio. Eso porque nos cuesta trabajo hacer que el cerebro siga por otro camino, totalmente desconocido, en lugar de seguir por la vieja  Y  conocida calle del idioma que aprendimos cuando niños.

2⃣ Vergüenza  🙈

Nos da tremenda vergüenza hablar en español, especialmente delante de otra persona que nos parezca hablar tan bien 😥.

Normalmente, creemos que vamos a cometer errores y eso no lo aceptamos. Punto.

¿Qué hacer?

Ahora que ya tenemos el corazón más tranquilito por habernos dicho y aceptado la verdad, vamos a derrumbar esas dos razones ¿vale? Muy bien, ahí va.

Sobre la maldita pereza: amigo, si no imponemos nuestras ganas de, realmente hablar español, frente a ese “ay, no… Qué pereza tengo de pensar y hablar en español…“, la cosa, simplemente, no va a funcionar (¡y que nos quede muy claro eso!).

Sugerencia: Trata de pensar en el motivo que te ha llevado a estudiar español. Sea por lo que sea. Para hacer un viaje, por el trabajo o porque siempre te ha gustado ese idioma.  Busca una motivación que te haga tener muchas ganas de hablar.

Entonces, así de sencillo: contra la pereza, ¡ganas! 💪

Sobre la vergüenza: sí, vas a hablar y seguramente vas a cometer errores. Pero, calma. Respira.

Amigo, tú estás a-pren-dien-do. ¿Percibes el significado que tiene esa palabra? ¿Percibes que el aprendizaje siempre es un proceso que requiere tiempo y dedicación?

Por lo tanto, no te avergüences, de ningún modo, por hablar en español y, tal vez, equivocarte. Pues, ahí está tu profesora o profesor para ayudarte con las correcciones que sean necesarias.

Acuérdate de que la persona que te enseña y que habla contigo en ese idioma ya lo sabe muy bien. Eres tú quien necesita practicar más y más, ¿vale?

Un consejito 

Entonces, ahí va el consejo del día: Confía en tu capacidad de aprender y trata de hablar en español en las clases de español.

➡ En Español: Hablemos con (¡mucha!) pasión ❤

Gostou da Calle Hispánica e não quer perder nenhuma postagem? Então, curta a Fan Page no Facebook e siga a Calle no Instagram! 😉

En Español: Hablemos con (¡mucha!) pasión ❤

Preposiciones, sustantivos, verbos, artículos, pronombres y otros elementos más. Igual que los tantos idiomas hablados en todo el mundo, el español es constituido por partículas que desempeñan funciones y que hacen con que las frases tengan un sentido (¡o muchos!).

Nosotros, que nos dedicamos a estudiar una lengua, ponemos toda nuestra atención en eso. La conjugación de los verbos, la forma correcta para pronunciar las palabras, el contexto adecuado para sacar un refrán del bolsillo y utilizarlo. Sí, todo eso es importante si deseamos hablar una segunda lengua cada vez mejor.

Pero, la verdad es que el hecho de hablar un idioma se convierte en una tarea mucho más placentera cuando vamos más allá de lo que nos trae la gramática.

Específicamente en el caso del español, con los años que llevo estudiando (¡y amando!❤) ese idioma, he llegado a la siguiente conclusión (que no suele aparecer en los libros): El español tenemos que hablar con pasión.

Sí, es verdad que a algunas personas les resulta ser un poco más difícil articular las palabras y expresarlas oralmente de la forma correcta, según la fonética española. Pero, eso se puede resolver con entrenamientos y con mucha práctica.

Lo que sí, en mi opinión, es mucho más difícil resolver es el “hablar sin ganas”. O sea, la falta de sentimiento.

No se trata de solamente aprender palabras y estructuras, amigos. Hay que sumergir en este universo, tratar de llegar en el “más allá” del que he hablado y jamás, jamás hablar sin ganas.

El español es entero, pulsante y flamante. ¿O acaso ustedes nunca han sentido el corazón latir más fuerte mientras hablan? Bueno, si alguien me contesta con un “no”, entonces, tal vez esa persona no esté hablando con el sentimiento que ese idioma se merece.

Es cierto que no existe ninguna regla gramatical que determine eso que les voy a decir, pero, yo que ustedes, tomaría nota de la siguiente sugerencia: para hablar español pongamos sen-ti-mien-to.

Sí, estudiemos la gramatica (que a esa no la podemos dejar nunca). Pero no nos olvidemos de dejar espacio para que el corazón haga parte de la conversación y hablemos – siempre – con pasión, ¿vale? 🙂

➡ ¿Sigues hablando en portugués en tus clases de español?

Gostou da Calle Hispánica? Então, curta a Fan Page no Facebook e siga a Calle no Instagram para não perder nenhuma postagem! 😉

Además: Entrevista completa con la escritora Martha Zamora

Para esta publicación especial sobre Frida Kahlo, Calle Hispánica entrevistó a la autora Martha Zamora, quien escribió la biografia “Frida: El Pincel de La angustia”.

Foto: Antonio Nava

Usted lleva años recompilando informaciones sobre Frida Kahlo. Se puede decir que vive todo ese tiempo con su presencia, ¿Vale? Me gustaría saber ¿Qué le ha enseñado ella?

En efecto, toda mi vida he compilado información sobre Frida Kahlo, desde que la ví por primera vez cuando tenía yo seis años y me deslumbró con su colorida presencia; del kindergarten nos llevaron a ver pintar a Diego Rivera el mural Sueño de una Tarde Dominical, en la Alameda Central. Desde entonces, ella ha vivido conmigo. Mis hijos crecieron con la presencia de una mujer que había muerto más de veinticinco años antes…

Estudiar a un ser tan extraordinario, tan lleno de facetas, me llevó a madurar para comprenderla. Mi vida de joven y adulta reciente estaba enclavada en un entorno conservador y limitado. Ahí no se hablaba de homosexualidad ni de aborto. Si quieres conocer más de ese proceso, que me llevó a no juzgar sino comprender, puedes leer mi libro “En Busca de Frida” que narra mis aventuras conociendo a personajes como Aurora Reyes, Isamu Noguchi, Alejandro Gómez Arias y Emmy Lou Packard.

Frida misma me enseñó a VER, realmente ver, la belleza de las pequeñas cosas. Me impresionó su bondad. Esta es una cualidad que ha perdido vigencia. No admiramos a la gente bondadosa. Admiramos a la gente rica, exitosa, deslumbrante. Los buenos tienen ahora una cierta semejanza con los no muy inteligentes.

En general, a medida que avanzamos en edad, y quizá por desilusiones o malas experiencias, dejamos la bondad a un lado. Ella luchó por conservarla y eso, aunado al ejemplo de que se puede florecer bajo la sombra de un árbol grande, será una lección de vida que procuraré tener en mente por lo que me resta de vida.

Encontramos muchos relatos sobre quién era Frida Kahlo. En su opinión, ¿Qué Frida NO era?

En efecto, se publican una enorme cantidad de libros sobre Frida Kahlo. Desafortunadamente pocos, muy pocos, conllevan investigación. Usualmente toman partes de libros anteriores y cambian de posición las ilustraciones. Unos son de formatos grandes y caros, otros pequeños para bolsillos más reducidos, pero nada nuevo dentro.

Yo creo que NO ERA una persona depresiva y continuamente sufriente. Sólo el último año de su vida, después de la amputación de parte de su pierna derecha, considero que esos calificativos se aplican a ella.

Entrevisté a muchas personas que convivieron con Frida, como amigos, familiares o amantes y siempre llegaron junto a ella porque destilaba vida, buen humor, calidez y una impresionante cualidad como ser compasivo, que te oía, que trataba de ayudar.

Tanto ella como Diego Rivera fueron grandes coleccionistas de exvotos. Estas pequeñas pinturas se realizan para entregarlas en la iglesia en conmemoración de un accidente, una tragedia, un dolor. La obligación del creyente es dejarlas en la iglesia, ofrecer al santo o a la virgen ese dolor y… retirarse a vivir, a vivir plenamente. Eso creo que Frida hacía con su pintura, exsorcisar el dolor, dejarlo atrás. Por eso la Frida que todos recordaban era un ser lleno de alegría. Es sólo que el mensaje visual de su pintura es tan poderoso que borra lo demás. Difícil reconocer a un ser lleno de alegría, como sé que fue ella, viendo La Columna Rota.

Usted escribió el libro “El Pincel de la Angustia”, que nos trae la biografía de Frida. Para escribir sobre ella, ¿Cuál fue el mayor reto? ¿Y qué te ha regalado esa experiencia?

Tuve que superar varios retos para escribir “El Pincel de la Angustia”. En primer lugar, combinaba el trabajo de investigación con mi ocupación regular, realizando catálogos y folletos para la industria en México. No tenía prisa. Me llevó ocho años compilarlo, acariciarlo, sacarlo a la luz y quedarme asombrada con la velocidad de su venta y el alcance geográfico que tuvo.

Apenas unas 3 semanas después tenía sobre mi escritorio un contrato de la compañía editorial japonesa más grande de ese país. Se tradujo rápidamente al inglés, al francés, al alemán y tuve que dejar mis otras ocupaciones para empezar giras y conferencias.

En efecto, el libro me dio los 15 minutos de fama a que todos tenemos derecho (ja-ja). Empecé a viajar invitada por instituciones culturales de México, mi país. Tengo una lista inmensa de estos viajes y, cuando la miro de vez en cuando, me asombro del volumen de trabajo y de energía que consumió.

Me dio, además, la apertura de un mercado. Después de ese libro, fue mucho más sencillo que las librerías principales, las estaciones de televisión y de radio, me abrieran sus puertas para promocionar los libros que siguieron. A nivel personal, la admiración de mis hijos fue un regalo adicional. Para ellos sigo siendo la mamá, pero con sorna me llaman “la célebre escritora”; en mi posición de mujer, es fácil mantener los pies pegados a la tierra. Regresas de aplausos y encomios muy grandes y te vas al supermercado, a la tintorería y a tender la cama. Eso es muy sano. Aunque es indudable que el reconocimiento externo y el placer de constatar que hay personas, que como tú, han recibido algo de la emoción, del placer de escribir la biografía de Frida Kahlo, existen en el mundo y eventualmente se comunican conmigo.

En su opinión, ¿Qué es lo que hace con que la obra de Frida Kahlo sea tan global?

En mi opinión la obra de Frida Kahlo se adapta mejor a la realidad actual que a la etapa en que ella trabajó, de los años veinte al inicio de los cincuenta del siglo pasado.

Ahora abundan libros de autoconfesión de debilidades sexuales o de adicción, de defensa de los minusválidos o “personas con capacidades diferentes”, como ordena lo políticamente correcto. Su pintura es emotiva, son cuadros pequeños en su mayoría que hacen que te acerques física y moralmente a ellos, se dirigen a miedos atávicos como la muerte, el abandono, la esterilidad. Además, tienen “algo” que no puede captar la cámara, que no es reproducible.

Apoyo esto con una anécdota: Cuando se gestaba la película sobre Frida Kahlo, con Salma Hayek, contrataron a un pintor profesional para realizar copias de los cuadros que aparecerían en el filme. Este no sólo era una persona perfectamente capacitada, sino que disponía de cámaras claras y todo género de adelantos técnicos para copiar centímetro a centímetro las pinturas y los colores, el brochazo y las sombras. Estos cuadros resultaron fríos, eran pero no eran, algo faltaba en ellos. Con la cámara cinematográfica en movimiento quizá no fuera obvio. Para mí, parada frente a ellos, veía que algo faltaba.

Y ¿Cuál sería su marca o su principal característica?

La marca de Frida sería la emotividad, aquella cercana calidez de la que hablan quienes la conocieron que resulta transmisible en sus cuadros. Ella no siguió corrientes en boga como el muralismo, los grandes cuadros con narrativa revolucionaria o agrarista. Eso es lo que llamaba la atención en el momento artístico que ella vivió. Por el contrario, se dedicó a hacer una pequeña biografía de una mujer, habitante de un pueblito cercano a la capital de México, que vive y no vive con su esposo, que siente una muerte cercana, que ama a sus pericos, a sus monos araña, a las mariposas, a los pollitos que nacen en esa su casa, su clima y su refugio florido que pinta de azul estridente con pisos amarillos y decora con calacas colgantes vestidas con ropa de ella o de Diego Rivera. Se rodea de música, de amigos, de cigarros y de alcohol y pinta, lenta, esporádicamente.

En su opinión ¿Qué representa Frida Kahlo actualmente para la cultura mexicana?

Cuando se hizo la enorme exposición México-Esplendor de Treinta Siglos en Nueva York, simultáneamente hubo conferencias en varios museos e instituciones culturales. Recientemente una pintura chiquita de Frida, Diego y yo (1949), que mide menos que una hoja tamaño oficio y que ella había intercambiado con otra pintora emergente en su momento, superó el millón de dólares en subasta. Todos opinaron que la “burbuja Frida Kahlo explotaría y los precios bajarían estrepitosamente”. El concepto de que ella se sostiene por la leyenda de sus amores, de sus problemas físicos y su extraño arreglo personal se diluye si consideras que los museos principales del mundo la esperan con ansiedad y triunfan estrepitosamente cuando logran una exposición de su pintura. Esos recintos no se abren a leyendas, sino a grandes artistas.

Ella es hoy día el símbolo artístico más importante de México, la pintora mujer que alcanza las más altas cotizaciones y el artista latinoamericano (hombre o mujer) que avanza a la cabeza abriendo mercado para la brasileña Tarsila do Amaral, para la cubana Amelia Peláez, delante de un Diego Rivera, de un Tamayo, un Orozco, un Siqueiros, los titanes muralistas que acaparaban la atención en su época. ¡¡Nunca se lo hubiera imaginado ella!

Gostou da Calle Hispánica? Então, curta a Fan Page no Facebook e não perca nenhuma postagem! 😉

Desenvolvido em WordPress & Tema por Anders Norén